martes, 18 de marzo de 2014

El cocinero de ASCALA

PhotoGrid_1395165041117

ASCALA (Asociación Scalabriniana al Servicio de la Movilidad Humana) es una Ong que opera en el país desde el 2004, y nació de la necesidad de asistir a la niñez en diversos aspectos, en Brasil. En una visita para conocer parte de su trabajo conocimos a Miguel Encarnación. Él es el chef de la institución, encargado de preparar el almuerzo para el grupo. Aquel día, Miguel entró en mi lista de las personas que hacen las mejores habichuelas guisadas. Ah, otra cosa: nunca dejó de sonreír.

ASCALA funciona en el Batey Don Juan del Municipio Consuelo en San Predro de Macorís, República Dominicana.

lunes, 17 de marzo de 2014

Realidad, fuente de inspiración

 

cine mudo gratis fundacion march madrid

Si algo hace grande a los escritores del siglo XIX es la riqueza de sus historias y las características tan marcadas de sus personajes, que logran que con el paso del tiempo se conviertan en clásicos a los que se les rinde honor de diversas formas. Tal  es el caso de Víctor Hugo y su obra Nuestra señora de París que, entre otras, inspiró al Jorobado de Notre Dame del mundo Disney.

Como en la original, la joven y hermosa gitana Esmeralda está presente. Una gitana capaz de cautivar con su belleza, la destreza del baile y el toque de su pandereta. En ella también se destaca su tolerancia y compasión por Quasimodo, un joven deforme y jorobado a quien el pueblo desprecia por su fealdad. Las circunstancias y hechos dan a pensar que la historia, o al menos uno de los personajes, pudieron ser reales, y al parecer así fue.

A finales del 1900 fueron encontrados documentos autobiográficos del escultor Henry Sibson, de la época de Víctor Hugo, quien trabajaba para el Gobierno francés justo cuando se restauraba la Catedral de Notre Dame. Según un comunicado de la galería Tate, de Londres, en estos documentos Sibson describe a quien fuera su jefe, un señor jorobado. Parece un hecho simple, sin embargo, en manos de Víctor Hugo, considerado como uno de los autores más importantes de la literatura, ese pequeño detalle de la realidad se convirtió en una colección de once libros que narran la desdichada historia de Esmeralda y el Jorobado de Notre Dame.

viernes, 14 de marzo de 2014

Más razones para visitar Jarabacoa


DSC_2103

Justo ahora voy camino a conocer nuevos destinos DT en La Romana, Bayahibe. Mientras eso sucede, y me lleno de toda la información necesaria para poder contarles, les dejo los últimos lugares acreditados como Dominican Treasures en Jarabacoa.
Cada uno de ellos es una excelente opción para los días de Semana Santa. De una forma increíble, combinan lo más hermoso de la naturaleza con actividades para todos y lo mejor: el precio les parecerá mentira.

Rancho Olivier
Lo primero que los recibirá al entrar en el Rancho Olivier es el verde: pinos, enredaderas florecidas y otras plantas trepadoras que se arriman a las estructuras, como arropándolas y haciéndolas parte de un todo.
Es puro romanticismo en todo su esplendor. El silencio solo es interrumpido por la naturaleza misma o por el murmullo del agua en la piscina. En las villas, los muebles y objetos están en armonía con la vida en el campo, pero ofreciendo todas las comodidades necesarias para una estadía perfecta.
La decoración ha sido responsabilidad de su dueña, Maritza Olivier, quien se ha encargado de incorporar piezas únicas y llenas de historia que hacen que en el lugar se respire una especie de añoranza romántica mientras se observa el hermoso paisaje natural.

Ubicación. Carretera La Vega-Jarabacoa, Km. 10, Rep. Dom.
Tel. 809-687-0864. www.ranchoolivier@grupoolivier.com

DSC_1998  DSC_2015 DSC_2031DSC_1996
DSC_2010  DSC_2016 DSC_2029 DSC_2013

Rancho Jarabacoa
Una de las mejores opciones para el turismo de excursión. Su carpeta de servicios está llena de aventuras de montaña, siempre preservando el medio ambiente. Rafting, canyoning hacia las cascadas del Salto Jimenoa, excursiones al Pico Duarte, safaris, paseos a caballo, etc.
Una experiencia para disfrutar con los amigos o en familia. Además, la comida en sus instalaciones es netamente criolla y deliciosa -pregunten por sus habichuelas guisadas-. Y mientras comen y conversan, pueden observar la trayectoria del Rio Jimenoa, que atraviesa por la propiedad.

Ubicación. Sabaneta, Jarabacoa, La Vega. Rep. Dom.
Tel. 809-707-5523. www.ranchojarabacoa.com

20140220_114138 20140220_114440 20140220_114508 20140220_114631 20140220_120203 20140220_122820


Rancho La Aurora
O lo que es lo mismo: el paraíso. Una de las grandes ventajas del Rancho La Aurora es que conjuga en sus instalaciones la vida campestre con las comodidades de un hotel. Hay villas separadas para grandes grupos o familias, una suit matrimonial tan espectacular que incluye su propia chimenea y otras habitaciones separadas para grupos pequeños. Su mayor atractivo es la vista de la cadena de montañas el largo balcón trasero: es simplemente indescriptible el amanecer o atardecer desde una de sus mecedoras, mientras el clima característico de esta zona te obliga a abrigarte e ir por alguna bebida caliente.
Una sala de juegos, piscina aclimatada en una espectacular terraza, restaurante, paseos a caballo, caminatas hacia el rio… ¿más? Un gran vivero que se especializa en orquídeas está justo en frente. Sin desperdicios.

Ubicación. Avenida principal, sector Mata de Plátano, parcela #5. Jarabacoa, La Vega, Rep. Dom.
Tel. 809-365-9131. www.rancholaaurora.com.do

20140220_184801 DSC_2096 DSC_2098 DSC_2099 DSC_2101 DSC_2103 DSC_2104 DSC_2111

Restaurante Aroma de la Montaña
Y hablando de exclusividades, Jarabacoa tiene una: la primera plataforma giratoria de 360 grados del Caribe. Es así: te sientas en una de sus mesas y conforme van pasando los minutos la vista ante tus ojos va cambiando. El hermoso paisaje que ves cada segundo es diferente: simplemente espectacular.
Su comida es bien variada sin excluir a a criolla y sus postres. En el sótano tienen una bodega de vinos internacionales y el fabricado exclusivamente para el restaurante, llevando su mismo nombre. También cuenta con Salón interior, terraza, balcones y un huerto en el que siembran las verduras, flores y productos usados en su cocina.
Algunas sensaciones son imposibles de describir, las vividas en el Restaurante Aroma de la Montaña son así.
Ubicación. Entre las montañas de Palo Blanco y Pinar Quemado.
Tel. 829-452-6884. www.aromadelamontaña.com

20140221_124234 20140221_130807 20140221_132533 20140221_141222   20140221_130238 20140221_145930 20140221_150111 20140221_124619




























jueves, 13 de marzo de 2014

¿Conoces el museo de la ballena?

 

DSC02101 

Una muestra compacta y completa sobre este gigante de las aguas que cada año visita la Bahía de Samaná, para aparearse y reproducirse entre los meses de diciembre y marzo.

El Museo de la ballena está localizado en Santa Bárbara, Samaná, República Dominicana. A pocos kilómetros del puerto, desde donde salen diferentes embarcaciones hacia el Banco de la Plata para observar a estos mamíferos mientras realizan sus característicos movimientos, a los que comúnmente llamamos acrobacias.

DSC02106 DSC02105DSC02107 DSC02108

El museo está destinado a la enseñanza y concientización sobre las ballenas jorobadas, así como para el aprendizaje sobre su habitad y protección pues es una especie amenazada. Sin embargo, la ruta del lugar inicia con una breve historia, pictográfica y escrita, sobre la provincia y pueblo de Samaná; su gente, su gastronomía y sus costumbres.

DSC02109 DSC02110

Al adentrarnos, encontraremos las informaciones necesarias para conocer y entender el comportamiento de las ballenas y el por qué visitan la Bahía, acontecimiento que agrega atractivo al destino turístico de la Región Este del país.

 DSC02120 DSC02121 DSC02122 DSC02113

Un dato aprendido allí es que la cola de la ballena jorobada tiene una mancha o tinta blanca que representa su “huella digital”, es decir; cada una de ellas es única. De esta forma los santuarios en todo el mundo, dedicados al observatorio y conservación de las mismas, son capaces de identificarlas y rastrearlas.

DSC02102 DSC02128

La labor de este museo recientemente fue reconocida, otorgándosele la placa que lo identifica como un Dominican Treasures. Ahora, el Museo de la ballena forma parte de la lista de lugares acreditados por el Consorcio Dominicano de Competitividad Turística, CDCT, y por la USAID. La meta es continuar con su hermosa labor y que con ella puedan recibir cada día más visitantes.

DSC02125

P.D. Si fuiste a Samaná y las ballenas no se dejaron ver, puedes pasar por el museo; es una muestra muy explícita y además tienen una pantalla con videos de su nado y canto.

 

martes, 11 de marzo de 2014

Lugar de tradición



Nuevos destinos fueron acreditados como Dominican Treasures en Samaná, y en nuestro recorrido junto al Consorcio Dominicano de Competitividad Turística, CDCT, para hacer entrega de las placas correspondientes, incluimos en el trayecto una fugaz visita a D´Vieja Pan Inglés. Conocido por elaborar -desde hace tres generaciones- productos característicos de la ciudad y que forman parte de su historia.

Cabe agregar que D´Vieja Pan Inglés es uno de los Dominican Treasures Solidarios. Esta es una distinción que se otorga a lugares de larga tradición que, miembros o no del Clúster, no tienen los recursos necesarios para un local con las condiciones aceptables para ofrecer un servicio de calidad a su numerosa clientela. Con este apoyo de "Treasures Solidario", auspiciado también por la USAID, la persona responsable de la pequeña empresa recibe un fondo para la  justa remodelación de su establecimiento.

Al estar en Samaná, pasar por donde "La Vieja" y ver las nuevas mejoras era necesario. Gustosamente posó para nosotros y eligió un cuadre "con mucho estilo", como nos dijo. A primera vista, es un lugar sencillo y sin muchos lujos. Pero es necesario haber visto el antes para comprender el después y lamentablemente no tengo las fotos para que puedan ver la diferencia.
Ya saben, si van a Samaná pasen por allá y devoren su menú. Nuestro grupo dejó las vitrinas vacías.
Con Javier Noguera y Salvador Batista. 

Estos dos se vendieron y cobraron a sí mismos, los panes y las arepas del local.