lunes, 9 de marzo de 2015

Eduardo Punset: “Debemos tener una predisposición al cambio”

Foto por Karla Khouri
El reconocido abogado, escritor y divulgador científico enfatiza en que hay dos pilares o cimientos importantes en la inteligencia emocional: la prevención y la corrección. 

La educación juega el papel más importante para el cambio que nos espera, pero antes debe cambiar el sistema en el que prime el trabajo en equipo y la conciencia de que ahondar en una sola materia conduce a la nada; saber algo de todo es lo que se persigue.






Se percibe como que esta es la era de los coach ¿estamos más carentes que nunca?
Creo que nunca hemos estado tan bien.

¿Ah, sí?
Cuando miras el pasado y en cómo era la educación te horrorizas, ya no hablo de cómo trataban a las mujeres sino a los propios niños. Lo que sí es cierto es que ha habido esta separación tremenda y dañina entre ciencia y razón. Realmente lo que no ha habido es ningún intento de aunar las dos cosas y lo que hemos vivido es el inicio paulatino de la unión de la ciencia con la divulgación científica que es lo que no había existido nunca. Es más, los científicos tenían a bien en que no les entendiera nadie y los jóvenes se dedicaban a otras cosas cuando querían comunicar o expresar sus emociones.

Le pregunto porque es como si hubiéramos perdido la capacidad de tomar decisiones, de reconocer lo que nos pasa...
Creo que es exactamente lo que no ocurre; por primera vez en la historia la gente sabe lo que pasa y sabe que esta separación entre el conocimiento y las emociones no tiene sentido. Es la primera vez que realmente no se entiende nada si no es profundizando en el conocimiento, en las emociones y en la intuición.

Apela bastante a la intuición ante la razón. ¿Qué actitudes innatas considera que estamos perdiendo o, más bien, ¿qué estamos bloqueando con la razón?
Creo que lo que estábamos vaciando con la razón eran las posibilidades de intuir lo que estaba ocurriendo y ésta es la principal fuente del conocimiento hoy día. Los especialistas en formación profesional hablan de tres grandes retos o conquistas: primero, la intuición de que ésta es tan válida como la razón; segundo, la multidisciplinaridad: saber algo de todo es lo que se persigue; y el tercer cimiento tiene que ver con la búsqueda de lo que no funciona. Ahora estamos descubriendo que hay una edad ideal para corregir estos errores adquiridos en el pasado y es entre los 5 y 12 años. Lo que no corrijas en ese período, olvídalo.

¿Por qué es tan importante la inteligencia emocional para el desarrollo del ser humano y cómo puede el Estado y las familias contribuir a fomentarla?
Básicamente lo que sugiere la inteligencia emocional es empezar a hacer lo que no se ha hecho hasta ahora. ¿Y qué es? Prever todas las cosas que al no cuidarse encarecen enormemente y hacen muy difícil la absorción de la educación emocional. Me refiero a que hay dos grandes pilares de actuación en materia emocional; primero, anticipar lo que se viene encima para evitar costes, y la segunda es corregir las faltas, lo que no funciona, la discapacidad mental y de todo tipo. Saber anticipar lo que viene.

Si la razón va perdiendo terreno, entonces hay más espacio para la duda y ya sabemos lo que emana de ella...
Lo que no sabemos es dudar, y esto se lo cuento a mis nietas. Creemos que el cambio es una amenaza cuando es lo que viene. Siempre me acuerdo de un alumno llamado Frank que era el primero de la clase y cuando le preguntabas qué era lo que más le aterraba te decía ‘cambiar de opinión’, cuando las cosas no iban a repetirse tal y como eran. Esa es otra de las operativas que tiene que cambiar radicalmente. Tenemos que tener una predisposición al cambio que viene del desconocimiento. 
Decía Ken Nealson, científico americano de la NASA, que la vida es una equivocación, o sea, lo que tenemos es una concepción de que hay mucho menos escrito de lo que había y de que hay mucho menos conocimiento eterno.


Este es un estracto, la entrevista completa fue publicada ya en Diariolibre.com y la revista Estilos.



martes, 27 de enero de 2015

Rescatando artículos II

En días pasados la serie Orange is the new black se impuso en dos categorías de los Screen Actors Guild Awards: Mejor Actriz de Comedia y Mejor Reparto de Comedia. 
Como sabran, en la exitosa serie participan varias actrices dominicanas y entre ellas Laura Gómez, con el papel de Blanca Flores. Me parece propicio, entonces, rescatar la entrevista que nos concedió en el 2013, cuando la serie llevaba su primera temporada. 

(Foto: @lg_lauragomez)


Laura Gómez 

“La gente está encantada con el show. Ciertamente 'Orange is the new black' ha sido la serie del verano”

Antes que la fiebre por incursionar en el cine comenzara, ella ya sabía que ésta era su área. Por eso se sumó a los muchos dominicanos que emigran a Estados Unidos buscando insertarse en una industria que, como ella bien dice, para ver los resultados hay que trabajar duro y con la conciencia de que nada sucederá de la noche a la mañana.
Hace doce años que la actriz hizo de Nueva York su casa. Su historia no es diferente a la de muchos pero destaca porque Laura ha logrado mantenerse activa en diferentes áreas: también es actriz de teatro y locutora (es voz oficial en español de CoverGirl). Sin embargo, está convencida de que para tener logros en esta carrera, además de talento –y hasta suerte– hay que hacer que las puertas se abran. “Muchas oportunidades no llegan solas, tienes que trabajarlas, ir tras ellas”.
Este año, presentó el corto To kill a roach, en la Muestra Internacional de Cine de Santo Domingo. Dicho corto fue escrito, producido y dirigido por ella. Con éste, Laura ganó un premio en la Universidad de Nueva York. Recientemente, la joven actriz y guionista puede ser vista en la llamada “serie del verano”: Orange is the new black, de Nexflix.

¿Tu historia en el cine comenzó como guionista? Le hice caso al “gusanito” de escribir primero, pero con la finalidad de actuar. Sentí la necesidad de sentirme proactiva. Incluso con la idea de sentir control por mi carrera. Y luego que lo escribí pensé: bueno, ¿por qué no dirigirlo?

¿Cómo logras introducirte en la industria? No sucede de la noche a la mañana. Todo fue un proceso. Insisto mucho en eso, sobre todo en esta carrera de crear. Las cosas deben ir cocinándose. Nada pasa de la noche a la mañana. Llevo 12 años en Nueva York y aún siento que me faltan muchas cosas. A penas estoy empezando a ver los frutos de lo que he ido sembrando.
Esto es una carrera muy intensa y no siempre tiene que ver con talento ni preparación. Son muchos elementos, incluyendo suerte. Hay gente que nunca audicionó y de repente lo encontraron en la calle. Creo que para mí fue muy esencial prepararme. Sin eso no aguantas, porque a veces cuando no está pasando nada lo que te mantiene es tener tu fe de actor. Estuve mucho tiempo entrenando mientras trabajaba en una tienda para pagar la renta.

¿Cómo te preparaste? La lectura es importante, ver mucho cine, escribir...   Tenía experiencia previa escribiendo porque fui periodista por un año en la revista Listín 2000 y eso me dio ciertas herramientas para redactar guiones. Luego tomé cursos de guión y talleres. También leo blogs, entrevistas de cineastas que admiro y sobre todo de directores que escriben, que es la línea en la que me estoy desarrollando.

Pero también diriges y actúas... Estoy en un momento de exploración. Escribir es algo que me viene natural, pero el ser actriz es algo que está desarrollándose.

Además eres actriz de teatro... En el 2007 pasé a formar parte del Repertorio Español, que es un teatro hispano establecido en Estados Unidos. Con ellos llevo un buen tiempo. Actualmente estoy en la obra Doña flor y sus dos maridos, que tiene en escena cinco años. El teatro nutre mi trabajo como cineasta. También soy locutora, hago mucho voice cover y ahora mismo soy la voz en español de la marca Cover Girl. Estas otras cosas me permiten tener un balance y me mantienen activa.

¿Cómo manejas tu carrera a partir de tu imagen? La moda refleja tu personalidad y en mi caso, soy muy eclética. No me gustan muchos las reglas y en eso soy muy neoyorquina; soy muy urbana. Pero se ve que soy caribeña porque uso muchos colores y combino muchas piezas.

Mencionaste que estás en un proceso de exploración. ¿Tienes definida tu meta final?  Tengo muchas inquietudes, una de ellas es abrir camino al talento latino, porque suele ser que siempre adicionamos para los mismos roles. Nos tienen en una casilla: la mucama, el ladrón, el drogadicto y el narcotraficante, y lo que tengo pensado es que a menos que nosotros no contemos nuestra historia a la industria, ellos no lo van a entender de otro modo. Cuando escribo, mis personajes no son estereotípicos. Me interesa contar las historias, por ejemplo, del inmigrante latino que ha sido exitoso y que logró ser ejecutivo de cuentas. Es mi meta como cineasta, y como actriz, que mi trabajo hable por mí.

Te mantienes activa en el trabajo. Ahora estás en la serie Orange is the new black, ¿qué tal la experiencia? Pues increíble. La serie ha tenido un tremendo éxito, y hasta algo inesperado porque se ha convertido en el show número uno de Netflix. Entonces, imagínate, estamos todos súper emocionados por ver hacia dónde se dirige. Además es mi primera oportunidad en un show de esta naturaleza, escrito y producido por la creadora de Weeds. Me siento muy afortunada.

Blanca Flores y Laura Gómez en los SAGAwards 2015. (Foto @lg_lauragomez)


Se formularon muchas expectativas positivas respecto a esta serie. Hasta la han llamado la serie del verano. Completamente, y aunque mi personaje es de corta participación y luzco tan diferente, hasta me han parado en la calle para preguntarme por él. La gente está encantadísima con el show. Ciertamente ha sido la serie del verano.

¿Se abrieron nuevas oportunidades a raíz de esta participación? He tenido chance de adicionar para roles más relevantes, incluso para uno regular en una serie. Estoy en un proyecto con Grizz Chapman (actor de la serie 30 Rock) y hace poco grabamos el piloto. No puedo decir mucho porque están en proceso de comercializarlo, excepto que se trata de una serie que se desarrolla en torno a una tienda de cómics. Me encanta mi personaje.

Tu papel es corto. Apareces en cinco capítulos de esta primera temporada. ¿Te veremos en otras? Pues no tengo ni idea. Nadie sabe cómo se va a desarrollar su personaje. Nos vamos enterando casi igual que la audiencia, porque los guionistas escriben según vamos filmando. Mientras, sigo desarrollando mis proyectos. Estaré rodando mi segundo cortometraje Hallelujah como guionista, directora y actriz; y me encuentro en otros proyectos, uno de ellos es algo que quiero hacer en Santo Domingo. Ya veremos.




To Kill a roach
Fue un proyecto final de un curso de cine que Laura realizó y se presentó hace unos meses en RD. “Es la historia de una chica que está pasando por un quebranto emocional por una ruptura y encuentra una cucaracha en su casa. Y tiene que enfrentarse a sus miedos e inseguridades y las que se presentan en su vida en lo adelante. Es básicamente el empoderamiento de las mujeres, no de manera feminista, sino de que las mujeres pueden enfrentarse a ciertas situaciones”. To Kill a Roach ganó como Mejor Corto de su clase de la Universidad de Nueva York. ¿Su premio?  El equipo técnico para preparar su segundo corto: Hallelujah.

(La entrevista fue publicada en la revista Pandora, del diario El Caribe. 2013)

viernes, 9 de enero de 2015

Camino a ninguna parte


Me acuerdo mucho y de todo. De la mañana dando vueltas en la tienda tras cosas imposibles solo para consolarnos el desasosiego, del árbol de mamón que crecía en el patio de la ferretería junto a las montañas de arena para empañetar; ese olor tan embriagante de la fruta que no me dejaba comerla en paz. Aquella vez que descubrimos que las multitudes me asfixiaban y andaba con la carterita "azul cielo". De cuando caminar era la única opción y para que no pareciera largo el viaje me comprabas una paleta de helado. La brisa derretía el hielo tintado, se chorreaba y entonces llegaba con manchas y gotas de color a la ropa: un nuevo estampado en cada salida. Caminamos mucho, antes se podía y era necesario.
Del cuento de los tiros del '65, de la deserción, del camión lleno de maletas, del vendedor de biblias, del golpe con la sombrilla, el sacrificio diario, las goteras sincronizadas, las amanecidas, de las limonadas, de la mitad del callejón con flores y la otra con verduras, del miedo y la ignorancia del pueblo…
Y entre todos los refranes, uno que nunca como ahora parece tener más sentido, tal vez por lo poco que valen los cien pesos y lo mucho que escasean los amigos. ¡Si vieras lo cerca que está todo de todos y lo vacío que es el condenado todo! Es una lucha diaria: para hacerlo bien, quedar bien, vivir bien…no recuerdo ninguna frase ahora que me sirva para este entonces.

*******
Siempre harán falta aquellos que dedicaron su vida a darte las herramientas necesarias para seguir adelante, a repetirte que no se llega lejos si se está solo, a demostrarte que el humor es tan importante como el alimento, a hacer las cosas bien o no hacerlas, a distinguir el valor de las personas por el hecho magnífico de ser personas al igual que tú. Hemos sobrevivido a través del tiempo gracias al contacto, al traspaso de información, a la unión, al intercambio, al respeto, a la lealtad...Hay quienes van a ninguna parte. 

A mi padre. 

lunes, 29 de diciembre de 2014

Preguntas raras

 Al final no son raras; lo son las situaciones y formas en las que te las hacen. Vas por el pasillo pensando en lo perezoso que se hace ir al baño cuando estás concentrada y éste queda tan lejos. Un compañero te detiene en el pasillo, de repente, y no sabes por qué; te agarra el brazo y espeta como si se estuviera escondiendo del Depredador: “¿Para dónde vas?”. Lo miras, y en tu cabeza la respuesta es que a él no le importa pero le dices que vas al baño, te suelta y se va. Vuelves al trabajo y escarbas ideas. Después de unas horas, un café es lo único que te despertará del letargo así que vas por él. Mientras el oscuro y aromático líquido cae en tu vaso alguien te pregunta ¿de dónde vienes?... ¿pero y qué es esto?
Trato de ver mi espalda, reviso mi cabello y me toco la frente en busca del letrero que diga: “Pregúntenme de dónde vengo y hacia dónde voy”.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Rescatando artículos I



A veces recuerdo algunos artículos que he hecho y me da por volver a leerlos. Este ejercicio que me revela cosas propias de mi oficio me ha entusiasmado para traerlos de vuelta y compartirlos en el blog. He decidido empezar con uno sobre este dúo tan particular. 



Joaquín Sabina y Serrat... de un tiro

Sobrevivientes, los miembros de la orquesta del Titanic, andan de gira mientras otro barco se hunde, la economía. Lo de ellos parece ser “divirtámonos mientras se pueda”.

Piense en su canción favorita de Serrat. Ahora ¿cuál prefiere de Sabina? Es muy probable que sea complacido con una o con la otra, con las dos o con ninguna. 

Pero lo que es un hecho que tiene a los seguidores de ambos artistas españoles muy contentos es su presentación conjunta en noviembre. Sí, Serrat y Sabina; sus nombres saben a hierba, de esa que dice uno que nace en el valle a golpe de sol y de agua. Y ellos son como esas “malas” compañías que todos quisiéramos tener y con la que todos quisiéramos andar. 

A la fórmula de unirse en un concierto gira en 2007, -de la que resultó un disco doble y DVD- le pusieron por nombre “Dos pájaros de un tiro”, y ¡qué mejor nombre! Es que en un solo concierto tienes a dos grandes intérpretes, al poeta y al irreverente; a los amigos. Bromeando y disfrutando, ellos y sus espectadores. 

Artistas con sus propias historias
Es la primera vez que se presentan juntos en el país, a propósito de la gira de su primer disco de estudio. Los pájaros contraatacan con “La orquesta del Titanic”, nombre alusivo a aquellos músicos que mientras el barco se hundía decidieron dedicar su último aliento a lo que mejor saben hacer: tocar, cantar.

Ellos hacen bromas al respecto y tienen su propia historia. Espere ese cuento en el concierto. 

Hay a quienes –fanáticos empedernidos de uno y de otro- no les agrada la idea de verlos en el mismo escenario. Sin embargo, ninguno de los dos grupos debería perderse la oportunidad de verlos entregarse, cantando a dúo, al unísono el repertorio de ambos. 

Eche a un lado el romanticismo, la negativa y si quiere, hasta los prejuicios. Estamos hablando de Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat. ¡De Serrat y Sabina! Piense que la vida le ha dado el chanche de matar esos dos pájaros con una sola taquilla. 

Guarde para sus adentros el amor por uno solo, tenga la certeza de que asistirá a una noche de bohemia en la que se conjugará el verbo cantar en todas las personas y en tiempo presente. Se trata de una de esas benditas maravillas de la música. 

Ya sea que tenga el amor a flor de piel, un rencor bien escondido, una “cuerda” de carácter político social...ellos tienen una canción para usted.

(Publicado en el diario El Caribe, 2012. Foto fuente externa.)

martes, 2 de diciembre de 2014

Jorge Drexler: "Bailar es la única posibilidad que tiene el músico de hacer deporte"


Drexler se cansó de ser espectador; ya no solo quiere ‘verte bailar' sino que decidió unirse a la fiesta y, bien o mal, tirar algunos pasos. Por eso, Bailar en la cueva, su nuevo disco y con el que se presentó por primera vez en el país, es una especie de honor a la música en todos los sentidos. 


"Todos mis discos anteriores los había hecho desde la mente y el corazón, a este lo quise hacer desde los pies", me explica.

Y sigue: "el común denominador de este disco es que trata de llevar mi música más hacia el cuerpo. Estaba muy acostumbrado a hacer mis discos desde los sentimientos y las ideas, y este es uno que si no generaba un movimiento en los pies, entonces buscábamos otro".

¿A qué se debió este cambio? 

A la intención personal de ir buscando nuevos desafíos y nuevos horizontes. Aunque quizás sea difícil de creerlo, el baile para mí es algo que se me ha dado tarde en la vida. Vengo de un país en el que mi familia no bailaba y además me crié en dictadura y en esa época tampoco se bailaba mucho. Aprendí a bailar más tarde y me di cuenta de lo que me había perdido; el disco es un intento de recuperar ese tiempo perdido.

Entonces, era verdad lo que decías en una canción: ‘los músicos no bailamos'. ¿Aprendiste a bailar para el álbum?

No, este es el reflejo de un concepto que venía dándose hace tiempo, de las ganas personales de ir a bailar después de los conciertos. Íbamos con la banda y nos dábamos cuenta que nos gustaba mucho. Además, es la única posibilidad que tiene un músico de hacer deporte [risas], es lo más parecido al deporte de alguna manera, de moverse... Estamos todo el día viajando, sentados... pero además me encanta, bailar es una de las actividades, desde el punto de vista neurológico, más completas que hay. Es una de las actividades que involucra más áreas del cerebro y que produce más salud.

¿Y en qué ritmo te has dado bueno?

¡He bailado de todo! Samba, cueca, cumbia, vallenato... y ahora voy a RD a bailar merengue y bachata, que ya lo sé bailar, bueno; probablemente mal [risas] pero soy un eterno aprendiz.

"Es una canción que me produce mucha alegría tocarla en vivo y me gusta porque combina la idea de la física, de la existencia de dos mundos paralelos con la idea de Borges de los senderos que se bifurcan..." 


A propósito de la canción ‘Plegaria del paparazzo' ¿te persiguen a ti los fotógrafos?

No, ahora no [risas]. Hubo una época en mi vida que creo que se confundieron y pensaron que tenía una vida interesante. ¿Sabes qué pasa? Es que Uruguay es un país muy chico y estamos tan mal de jet set que me confundieron a mí. Aparte de los futbolistas no tenemos casi jet set .

Hay en el disco un tema para Bolivia como homenaje a un acto de solidaridad ante tu familia. ¿Cómo ves Latinoamérica en los últimos años? 

Es un continente absolutamente maravilloso, con una perspectiva de futuro increíble y un potencial humano y de recursos naturales maravillosos. Sobre todo por el potencial humano y el resultado de la interacción entre el mundo indígena, el ibérico y el africano. Lo que pasa es que todavía hay zonas de mucha dificultad, de desigualdad, de corrupción e inseguridad, de diferencias de ingresos.

En los tiempos de tu abuelo la mano nazi era el horror, ¿cuál piensas que es el horror de estos tiempos?

Creo que la humanidad ha avanzado muchísimo en el último siglo, el ser humano ha aumentado su perspectiva de vida y poco a poco se han ido difundiendo los conceptos de libertad y de democracia. Entonces, si tendría que resumirte de alguna manera las cosas que me preocupan del mundo te diría que serían los muchos lugares en los que todavía se desprecia el valor de la vida humana. Eso es lo que me atemoriza de varios conflictos diferentes desde medio Oriente hasta México. 

Añadir leyenda
Eres médico de profesión, ¿no te hace falta ejercer la medicina?

No la echo en falta para mí, pero sí que he aprendido una enormidad de cosas que incluso se pueden oír en las canciones. 

Sí, de hecho iba a preguntarte si usabas ese conocimiento sobre la anatomía humana para componer...

Si buscas las canciones enseguida vas a notar que hay una idea acerca de la vida, del universo, del ser humano. Son más familiares de las disciplinas científicas que de las ideológicas y las humanísticas. Yo no tengo una formación literaria sistemática ni filosófica sistemática; soy un autodidacta pero sí que tengo una formación extraordinaria en biología y entonces veo al ser humano como un ser vivo. También tengo una visión poética de la biología y eso me ayuda a entender el mundo.

Entonces se entiende por qué en tu discografía el mar y el espacio tienen una presencia importante...

Esos elementos son muy importantes para mí por muchas causas, sobre todo el mar. Si te fijas, en los primeros discos fue definitivo, y el universo... te digo, me gusta la visión del humano dentro del microcosmos, en su mundo molecular y en su macrocosmos como parte de un planeta, de un sistema solar, una galaxia y del universo: me gusta ir del telescopio al microscopio. 

De tus cinco nominaciones para el Grammy Latino dos son para la canción ‘Universos paralelos'. ¿Cómo fue que escogiste este tema para primer sencillo? 

Esta canción la escribí de un tirón en una tarde, ¡en una hora! La escribí muy rápido y salió toda entera y me parece que las canciones que salen así de esa manera traen algo predeterminado. Es una canción que me produce mucha alegría tocarla en vivo y me gusta porque combina la idea de la física de la existencia de dos mundos paralelos, con la idea de Borges de los senderos que se bifurcan, y combina con el mundo interior de una persona; con el conflicto entre lo que uno quiere con la razón y lo que uno quiere con su anhelo, con la parte inconsciente.
Drexler se presentó en el Teatro Nacional junto a Alex Ferreira.
Noviembre, 2014. 


Fotos por Ricardo Hernández, @otrojo 
Publicado antes en la revista Estilos y diariolibre.com