lunes, 15 de junio de 2015

¿Jugamos?

Desde las primeras civilizaciones el juego ha sido importante para el hombre. A medida que crecemos y -se transforma la sociedad- vamos perdiendo la capacidad de ver el juego como una fuente creativa, de aprendizaje y reconocimiento del ambiente, más que jugar por jugar. El juego tiene una función social. 

martes, 26 de mayo de 2015

Reciclando neumáticos


Hay  quienes tienen la virtud de ayudar con la solución de pequeños problemas y aún más: encontrar formas prácticas de resolverlos.
Lo anterior es para exponer el caso del recién inaugurado parque de la Casa Hogar Remar - SANISI (Salvando niños con SIDA) que acoge a más de 70 niñas y niños, y cuyo espacio de juegos era un patio inadecuado.

Qué bueno que existen los planes de responsabilidad social en las empresas, pues gracias a ellos se obtienen resultados como estos. Esta vez, Bridgestone e Hylsa colaboraron para que el recreo de los niños sea más divertido. 

 La iniciativa es digna de aplaudir pues el parque fue creado utilizando neumáticos de desecho, es decir; estamos hablando de reciclaje. Una vez listo, ver las reacciones de los niños es invaluable.   

La Casa Hogar SANISI tiene uno de los 17 parques que ha construido la marca de neumáticos en la región del Caribe con el concepto de reciclaje de su producto y que forma parte del proyecto B-Happy. 

miércoles, 20 de mayo de 2015

Comiendo ideas

Luego de unas inolvidables vacaciones - con miles de asuntos para poner al día- vuelvo al ruedo de la rutina y he pensado en compartir algunas de las preparaciones que hago en casa con la etiqueta #Comiendoideas a modo de sección en el blog. 

Esta es la primera. En mi última mañana libre opté por preparar un desayuno ligero y muy fácil de hacer, pero que además sostiene bastante, no se engañen. 

Pan pita con relleno verde

Lo que he usado es: 

*Aguacate
*Lechuga repollada
*Hongos fileteados 
*Pan pita





Básicamente es como un sandwich pero con pan pita. Es una forma diferente y saludable de comerlo.
Mezclé todo en un bol aderezando con una pizca de sal y un chorrito de vinagre, luego de pasar los pita por un sartén caliente los rellené con la mezcla. Y para acompañar: una batida de mango natural, con mucho hielo. 





martes, 19 de mayo de 2015

Listas de canciones




Bajando de Jarabacoa, de regreso a Santo Domingo, hicimos una parada en el Bulevar de las arepas. Varios puestos atendidos por señoras ofertan la deliciosa preparación de harina de maíz que solo queda buena si se cocina en anafe o leña con "fuego por arriba y fuego por abajo". Las venden dulces y saladas. 

Mientras espero por mi pedido, alcanzo a ver por la ventana del vehículo a un señor dedicado a escribir con paciencia en una mascota. Lleva una gorra y unos lentes. Alguien lo llama, él cierra la libreta y se levanta con ella en mano, regresa y continúa su tarea. 
Tuve que bajar a preguntar qué escribía y cuidaba tan celosamente. 

-Hola. 
El hombre levanta su cabeza, me mira y ésta es la segunda vez que alguien lo interrumpe...

-Hola, hola...

-Disculpe, pero ¿qué escribe?

-Escribo canciones. 

Creo que se me iluminó la cara. Lo noto algo cuidadoso respecto al contenido de su libreta porque ha puesto el brazo sobre ella y solo alcanzo a ver perfectas letras en molde. 

-¿¡Canciones!?

-Sí, hago un listado de canciones, luego se la paso a una amiga que me las graba en un USB y así puedo escucharlas en mi casa.

-¿Puedo hacerle una foto?

-¿A mí? ¡Claro! 

Su nombre es Luis Pérez (y no me dejó ver los títulos de la canciones)



miércoles, 6 de mayo de 2015

Serie. Casas I - II - III

Durante mis viajes por el interior del país he hecho algunas fotos de las casas del pueblo y el campo. La razón por perpetuarlas en una foto es el hecho de que ellas me transportan a una etapa de crecimiento en donde aprendí que lo importante era la gente, el ser humano. 
Dentro de algunas de estas estructuras desiguales, envejecidas, algunas hechas con retazos y en constante transformación por la reparación imprevista y emergente se sabe bien que mientras existimos los unos con consciencia y sin indiferencia hacia los otros la carencia a veces es un asunto secundario que tiene solución. Estar para el otro y viceversa. Decidí compartirlas, antes ya las he puesto en la cuenta de Instagram @glenysgonzalezv



I

El tiempo parece no transcurrir en algunos lugares.

 II

-Señor, ¿le puedo hacer una foto?
-Puedes, yo no pierdo nada. 
Barahona, República Dominicana




III

Fina estampa. Independientemente de su estado, la carencia de lo nuevo, y la fragilidad de su economía, los dueños de las casitas campesinas son invaluablemente ricos como personas. (A los pies de la entrada resalta una planta de hinojo)
Jarabacoa, República Dominicana


viernes, 24 de abril de 2015

Frutas de antaño: El mamón

Al mamón le di mención en una oda que escribí pensando en mi padre. Tanto así me marcó esta fruta de textura arenosa cuyo árbol conocí en mi barrio; estaba plantado en el patio de la ferretería y a sus pies los camiones de volteo colocaban la montaña de arena de hacer mezclas para la construcción. Eran de esas casualidades que me ponían a pensar: la arena en el suelo y la fruta arenosa creciendo arriba.
Pero mi tema con el mamón es otra cosa. Sucede que esta fruta es terriblemente dulce, es dulcísima y yo, que nunca he sido amante del azúcar, era víctima de nauseas cuando osaba comerme una. Pasó el tiempo y como muchos otros árboles frutales el mamón fue desapareciendo de la ciudad. 

Hace unas semanas estuve conociendo el parque infantil y temático de la provincia de Barahona y allí me topé con “la mata” de mi infancia. Me costó reconocerla. Era un árbol relativamente joven, el tronco torcido y las ramas inclinadas al suelo, me sorprendió que tuviera varios frutos verdes a la altura de “cogerlos bajito". 
Alguna vez pensé que esa fruta existía solo para las aves pues su intensidad melosa me parecía insólita: en aquellos tiempos nadie peleaba por un mamón, ni se subía a la mata para tumbarlos -salvo en ciertas ocasiones-, ni antes, ni ahora se le encuentra en los mercados…

El otro día, bajando de Jarabacoa, hicimos una parada improvisada para comprar arepas cuando mirando hacia arriba lo vi. 
De inmediato pedí que nos dejaran tumbarlo porque supe que tendría pocas oportunidades de volver a encontrar uno, tenía que mostrarlo y hacerlo parte de mi #TBTfrutal. 
Deben saber que otra persona se lo comió, yo solo le tomé la foto.